1. Ablativo propio.
    1. De separación.
      1. Con las preposiciones AB, EX, DE: lugar de donde, lugar desde donde, tiempo desde cuando.
      2. Sin preposición, los nombres de ciudades e islas pequeñas, y los ablativos rure, domo, mari, terra.
    2. De origen.
      1. Aparece con verbos, sustantivos y participios que indican origen o procedencia: natus, ortus, genitus... Va sin preposición generalmente; con AB cuando se refiere a los antepasados; con EX si se refiere a los padres.
      2. Con AB, EX, DE con verbos de recibir, conocer una cosa.
      3. Con AB el complemento agente si se refiere a personas; sin preposición si se refiere a cosas.
      4. Con EX, DE, SUPER, si indica la materia de la que se ha hecho algo.
    3. De comparación.
      1. El segundo término de la comparación aparece en ablativo, sin la partícula QUAM, si el primero está en nominativo o acusativo, y el segundo es un sustantivo.
  2. Ablativo instrumental.
    1. De compañía.
      1. Habitualmente con la preposición CUM.
      2. Con preposición CUM, si indica el modo.
      3. Si va con participios que ya indican compañía, o sustantivos con adjetivo o genitivo, se puede suprimir la preposición Cum.
    2. De instrumento.
      1. Con preposición PER cuando el instrumento es una persona.
      2. Aparece con verbos que indican abundancia, uso, precio, lugar por donde, causa (con AB, PROPTER, OB, PRAE, EX, DE, PRO, PER), motivo
  3. Ablativo locativo.
    1. De lugar.
      1. Con IN, SUB, si indica el lugar en donde.
      2. Sin preposición, con nombres de ciudades, islas pequeñas, con nombres acompañados de Totus y Omnis.
    2. De tiempo.
      1. Con la preposición IN, si indica el tiempo en que sucede algo.
      2. Sin preposición con nombres que ya indican tiempo, con los que indican un acontecimiento en el que se realiza algo.